El pasaje más negro del metal

Con el nacimiento del black metal vinieron también una serie de acontecimientos extra musicales que le dieron especial atención a un género que surgió con un sentimiento de maldad nunca antes visto

Por: José Javier Reyes
BARRACA 26

El 10 de agosto de 1993 cerró uno de los capítulos más oscuros y lamentables en la historia del rock: el guitarrista y líder de la banda de black metal noruego Mayhem, Øystein Aarseth alias Euronymous fue asesinado por el único integrante de la supuesta banda Burzum, Varg Vikernes, quien también se hacía llamar Count Grishnackh y había reemplazado al bajista en sesiones de estudio para Mayhem. Esta fue la deplorable consecuencia de un manejo informativo amarillista donde las palabras “rock” y Satán” se mezclaron en una doble búsqueda: vender periódicos y llamar la atención sobre un tipo de música que había pasado inadvertida.

El prólogo a este drama ocurrió el 8 de abril de 1991, cuando el cantante de la banda Per Yngve Ohlin, conocido como Dead, se quitó la vida después de haberse autoinfligido diversas heridas: primero cortándose las venas, cortándose el cuello y finalmente, dándose un escopetazo en la cabeza. Una escueta nota de suicidio señalaba: “Perdón por tanta sangre”. El bajista del grupo, Jørn Stubberud, alias Necrobutcher, señaló en alguna ocasión que Euronymous habría presionado a Dead para matarse. Lo cierto es que el guitarrista tomó fotos del cadáver de su vocalista con el cerebro de fuera y las conservó toda su vida. Años después, ya muerto Euronymous, sería usada como portada del disco no-oficial ‘Down of Black Hearts’.

Entonces como ahora, la notoriedad de Mayhem dependía de hechos extramusicales: cabezas de cerdo adornando el escenario, maquillaje facial y actos de cuasi-suicidio por parte de Dead. En ese medio de confusión respecto a los nexos entre la religión y la música, entre lo musical y lo mediático, el incendio de iglesias agregó un elemento sensacionalista que los periódicos siguieron capitalizando.

No se trataba de crímenes menores. El 6 de junio de 1992 la iglesia de madera de Fantoft, fue incendiada hasta su completa destrucción; en la víspera de la Navidad de ese año la iglesia de Asane arde hasta sus cimientos; 18 horas más tarde, una iglesia metodista siguió la misma suerte. En las conflagraciones ocurridas ese año un bombero murió tratando de sofocar el fuego. Asimismo, se encontraron restos de lo que podría ser un “ritual satánico”. Varg Vikernes, con el seudónimo de Count Grishnackh, ocupó las primeras planas de los diarios locales para atribuirse los atentados y ganar para el black metal una atención que jamás había tenido.

Contrariamente, esto indignó a otros integrantes del movimiento, dado que se trataba de una decisión particular de Vikernes que había generado una reacción adversa a esta corriente musical. Euronymous se vio obligado a cerrar su tienda de discos y estudio de grabación Helvete.

El tono de los insultos y amenazas entre los involucrados fue aumentando hasta que, creyendo que Arseth planeaba asesinarlo en un acto ritual, Vikernes lo enfrentó en Oslo, Noruega, hiriendo de gravedad en repetidas ocasiones al guitarrista hasta causarle la muerte. Fue condenado a 21 años de prisión, de los cuales cumplió 16.
Luego de este festín de sangre y tinta, se publicó el primer disco de estudio de la banda: De Mysteriis Dom Sathanas. En un rápido recuento y para continuar los hechos extramusicales que tanto fascinan a ciertas audiencias, las letras eran del extinto Dead y tanto la víctima Euronymous como su victimario comparten créditos.


IMPRESO

Compartir:

There are 1.240 comments on El pasaje más negro del metal

Deja tu Comentario

Copyright 2018 © Barraca 26 Sitio Realizado Por Uscanga Sena Eliezer